Ir a Página de Inicio

Tratamientos caseros para el pelo y la piel (II)


Fresas / Frutillas
Calma la piel irritada macerando dos frutillas con una cucharadita de crema agria. Aplica el preparado sobre el rostro y deja actuar de diez a quince minutos. Para los dientes: Haz un puré con dos o tres fresas, y con el dedo, masajea tus dientes y encías. Las fresas / frutillas son un blanqueador y limpiador natural.

Leche de soya / soja
Estudios científicos han encontrado que la leche de soja contiene un ingrediente que hace más lento el crecimiento del cabello. Aplicar antes del afeitado.

Miel
Limpiador natural: Mezcla una cucharada de miel con una cucharada de almendras molidas, y media cucharadita de jugo de limón. Frota suavemente sobre el rostro para limpiar.

Tóner: Combina una cucharada de miel con una cucharadita de jugo de manzana. Frota la mezcla sobre la cara y déjala actuar durante quince minutos. Enjuaga con agua fría.

Máscara reafirmante: Mezcla una cucharada de miel con una clara de huevo. Esparce sobre rostro y cuello, y deja actuar durante diez minutos. Enjuaga con agua tibia.

Baño de crema hidratante: añade un cuarto de taza de miel y un cuarto de taza de vinagre al agua del baño para suavizar la piel.

Acondicionador suavizante de la piel: Mezcla una cucharadita de miel con una cucharadita de aceite vegetal y un cuarto de cucharadita de jugo de limón. Frota la mezcla en tus manos, codos y talones. Deja actuar durante quince minutos, luego enjuaga.

Suero para el pelo: Mezcla media taza de miel con dos cucharadas de aceite de oliva. Coloca la mezcla sobre el cabello hasta cubrirlo. Cubre tu cabello con un gorro de ducha y deja actuar por veinte minutos. Lava luego con champú y enjuaga.

Tratamiento contra el acné: Mezcla media taza de agua tibia con media cucharadita de sal. Aplica con un algodón. Presiona durante un par de minutos. Unta miel sobre el granito (acné) y deja secar. Enjuaga.

Mayonesa
Masajea tu cabello con mayonesa antes de lavarlo. Concéntrate en las puntas. Deja actuar durante unos diez minutos y lava bien. ¡No te preocupes que no te quedará olor a mayonesa! ;-) El aceite y los huevos de la mayonesa constituyen un tratamiento altamente concentrado y eficaz para el cabello dañado.

Leche
Usa leche en polvo y agua como una pasta para limpiar suavemente tu rostro. Las proteínas de la leche ayudan a que la piel quede suave como la seda. El ácido láctico de la leche remueve la suciedad y las células muertas de la piel.

Aceite de oliva
Calienta media taza de aceite de oliva en el microondas durante unos segundos. Asegúrate que esté caliente pero agradable al tacto. Masajea con él tu piel seca.
Para el cabello: calienta dos cucharadas de aceite de oliva en el microondas hasta que esté ligeramente caliente al tacto. Aplica sobre el cabello seco y sin lavar. Deja actuar hasta que se enfríe. Lava con champú a fondo y luego utiliza tu acondicionador como de costumbre.

Mantequilla de maní
Es un alimento rico en ácidos grasos esenciales, para aplicar tópicamente sobre la piel seca y escamosa. Simplemente masajea una o dos cucharadas en las zonas ásperas o secas de la piel. Deja actuar unos quince minutos, y luego límpialo con una toalla de papel. Para terminar, enjuaga con agua tibia.

Semillas de amapola
Mezcla una cucharadita de semillas de amapola con dos cucharadas de aceite de jojoba para exfoliar las zonas ásperas del cuerpo (rodillas, talones, codos, etc.).

Tomates
Corta y tritura un tomate maduro. Extiéndelo sobre el rostro, permitiendo que asiente durante veinte minutos. Enjuaga con agua tibia. Los tomates contienen licopeno, un antioxidante.

Yogurt
Masajea tu piel con media taza de yogur natural mezclado con un pepino a medio pelar y una cucharadita de aceite de oliva. Deja actuar en la cara y el cuello durante unos quince minutos. Enjuaga con agua tibia. El pepino calma la piel irritada, mientras que el aceite de oliva y el yogurt la hidratan.
Para los labios: Mezcla una cucharadita de yogur con media cucharadita de harina de avena. Con los dedos, esparce la mezcla sobre tus labios. Enjuaga y aplica el contenido de una cápsula de vitamina E.

Germen de trigo
Debido a sus propiedades curativas y relajantes, el germen de trigo es un exfoliante suave para pieles sensibles o secas. Mezcla con un poco de miel si tienes la piel muy seca. Mezcla con agua si tu piel es normal. El germen de trigo es alto en proteínas y vitaminas E y B.

Artículos relacionados:

Tratamientos caseros para el pelo y la piel (I)

CuerpoyEstetica.com - Copyright ® 2014 - Todos los derechos reservados.