Ir a Página de Inicio

¿Tienes síntomas de gripe? La gripe: síntomas, tratamiento y prevención


Los síntomas de la gripe comienzan a aparecer aproximadamente tres días después de mantener contacto con un portador del virus. Estos días varían en función de la cepa, pero casi todos incluyen fiebre alta, escalofríos, dolor muscular, náuseas y fatiga. Una gripe tipo C se parece más a un resfriado fuerte, pero la gripe A y la gripe B representan una carga mayor para el cuerpo.

No existe un tratamiento efectivo contra la gripe. Como ocurre con el resfriado común, sólo es posible tratar los síntomas individuales. La aspirina y el paracetamol pueden contribuir a aliviar los dolores y a reducir la fiebre. Tomar muchos líquidos ayuda a sustituir el que se pierde a través del sudor, y a eliminar las toxinas. Asimismo, se debe comer bien aunque no se tenga mucho apetito.

Inevitablemente, los fabricantes de fármacos están trabajando en tratamientos más completos. Las mayores esperanzas están depositadas en un fármaco para bloquear la acción de la enzima del virus de la gripe que permite a éste expandirse por todo el cuerpo. Hasta que éste fármaco esté disponible, la única arma contra la gripe es la vacuna preventiva, generalmente anual.

Medidas preventivas de la gripe

Tendrás menos probabilidades de contraer una infección vírica como la gripe si comienzas a acumular defensas a principios del invierno. Consume mucha vitamina C, un potente agente antivírico.

Existe una amplia variedad de sumplementos de vitamina C en el mercado. Algunos incluso contienen también zinc, otro elemento que ayuda a mejorar tus defensas naturales. Trata de ingerir muchos alimentos que contengan esta vitamina. La fruta y las verduras, sobre todo el kiwi, el brócoli y las coles de Bruselas, son fuentes ricas en vitamina C. Las frutas y verduras de color rojo, amarillo o naranja contienen betacarotenos, que favorecen la función inmunitaria.

Debes tomar muchos líquidos, principalmente agua y aguas con sales minerales, por ejemplo Gateorade o Powerade. Las infecciones encuentran más dificultades para establecerse en las membranas de un tracto respiratorio bien lubricado. Evita los lugares con aire acondicionado, ya que secan las membranas, así como los sitios muy concurridos y calientes, donde los virus se extienden rápidamente. Los vuelos de largas horas suponen un fértil caldo de cultivo. Así que si tienes un viaje, trata de posponerlo.

Intenta reducir tu nivel de estrés. El exceso de estrés debilita el sistema inmunológico. El descanso y la relajación harán más breve el ataque de la gripe y menos probables las complicaciones. También puedes tomar equinácea, disponible en forma de pastillas o de tintura; se trata de una planta que incrementa el número y la potencia de los linfocitos y lucha contra la infección. Y recuerda siempre consultar con tu médico/a.

Precaución

En caso que pienses tener una gripe, debes estar atento para detectar posibles síntomas de una infección pulmonar o neumonía: fiebre alta persistente y tos, ritmo cardíaco rápido, respiración acelerada y falta de aliento en reposo. Todos estos síntomas requieren la atención urgente de un médico.

Por último, nunca ofrezcas aspirina a los niños menores de 12 años: está relacionada con una enfermedad peligrosa conocida como síndrome de Reye. Trata la fiebre y los dolores con paracetamol, previa consulta con el pediatra.


CuerpoyEstetica.com - Copyright ® 2014 - Todos los derechos reservados.