Ir a Página de Inicio

Hábitos alimentarios saludables - ¿Cómo comer bien?


Una buena alimentación es básica para estar sano. La dieta típica de los países occidentales, basada en carne, derivados de la leche, carbohidratos refinados y alimentos procesados, es el origen de numerosas enfermedades, desde el cáncer, las cardiopatías, la diabetes y la artritis hasta los trastornos intestinales, la hiperactividad o los resfriados frecuentes.

En medicina la nutrición va adquiriendo un protagonismo creciente ya que los alimentos contienen muchas sustancias vitales indispensables para el mantenimiento de la salud. Por lo que aprender cómo comer bien es indispensable para una buena calidad de vida.

El primer paso para seguir una dieta sana consiste en saber qué valor nutritivo tiene cada alimento y cómo se pueden combinar entre ellos saludablemente. 

Son muchas las personas que creen que las deficiencias de una dieta inadecuada se pueden compensar tomando suplementos vitamínicos o minerales. En ocasiones desempeñan un papel en el desencadenamiento del estrés o cuando se toman ciertos fármacos que pueden interaccionar con los alimentos, así como en el tratamiento de unos pocos y raros trastornos. No obstante, una dieta sana proporciona al organismo todas las sustancias nutritivas que éste necesita. Los especialistas creen que existen muchos nutrientes aún desconocidos, necesarios para mantener la salud y que no están en esos complementos.

La clave de una dieta sana no consiste sólo en tener una alimentación variada, sino también en aumentar el consumo de vegetales en detrimento de la carne. Los cereales y la pasta contienen gran cantidad de carbohidratos complejos, de modo que si se combinan con fruta fresca y verdura se obtiene un platos muy nutritivos.

¿Cómo comer bien? Claves para una buena alimentación

Es mejor comer de modo ligero varias veces al día que concentrarlo todo en una comida y una cena copiosa, que lo único que hacen es dificultar la digestión y te harán sentirse pesado. Dado que la digestión se reduce durante el sueño, es conveniente cenar al menos dos horas antes de acostarse. Asimismo, es conveniente dejar pasar un rato antes de desayunar por la mañana. Los carbohidratos procedentes de una fruta, tostadas o cereales son mucho más fáciles de digerir que un desayuno cocinado y rico en proteínas.

Mastica despacio en vez de engullir, tragar, y a media mañana puedes comer una fruta o una barrita de cereal, algún alimento que te aporte energía. Comer poco y a menudo ayuda a regular el nivel de azúcar, estabiliza el ánimo y facilita la concentración.

Combinado con buenos hábitos de alimentación, la práctica regular de ejercicios constituye la mejor manera de mantener el peso correcto.

A continuación te damos algunos consejos útiles para optimizar tu alimentación y tu salud:
- Come al menos una fruta fresca y una colorida ensalada diariamente
- Elige productos integrales y de cultivo biológico en vez de refinados y procesados, que contienen aditivos
- Para preservar todo el valor nutritivo, compra poca cantidad de alimentos frescos cotidianamente
- Lo que importa es tu conducta habitual, y no si un día te saltas la dieta. Lo bueno es disfrutar la comida y no obsesionarte con ella.

 
¡Importante! La mitad del aporte alimenticio debería componerse de carbohidratos complejos, como la pasta o el pan integral. Toma varias raciones de verdura y fruta al día que, además de colorido, aportan una enorme cantidad de sustancias nutritivas. La carne, los huevos, los productos lácteos y los frutos secos se deben consumir con moderación. El azúcar, la mantequilla y el aceite deberían consumirse de forma limitada.

CuerpoyEstetica.com - Copyright ® 2014 - Todos los derechos reservados.