Ir a Página de Inicio

Los beneficios de la actividad física - ¿Por qué es importante hacer ejercicios?

Entrenar regularmente juega un papel esencial en tu calidad de vida. Mantiene la salud de los músculos y de los huesos, mejora la eficacia del corazón y de los pulmones, llena los órganos vitales de nutrientes y hace aumentar la flexibilidad y la fuerza. Además, estimula el sistema inmunológico y desencadena la producción de elementos químicos en el cerebro que producen sensaciones de placer.

Antes se pensaba que el ejercicio debía ser intenso para conseguir verdaderos beneficios, pero hoy se sabe que incluso sólo 15 minutos de actividad física moderada, cinco días a la semana, pueden mejorar la salud. Los estudios también demuestran que las personas que practican menos de 30 minutos de actividad física a la semana tienen el doble de probabilidades de morir prematuramente a causa de enfermedades coronarias, aumentando el riesgo de sufrir muchas otras enfermedades, desde diabetes hasta cáncer.

¿Cuáles son las ventajas de llevar una vida activa?

Llevar una vida activa influye en todos los sistemas del organismo. Durante la práctica de ejercicio, el corazón late con mayor rapidez y fuerza, acelerando el flujo de sangre en todo el cuerpo. De este modo, aumenta el suministro de nutrientes y se eliminan los productos de desecho con mayor rapidez, evitando así la acumulación de depósitos grasos que pueden dar lugar a problemas cardíacos. Con el tiempo, el músculo cardíaco gana fuerza, mejorando su rendimiento y permitiéndole trabajar mejor con menos esfuerzo. Al mismo tiempo, la presión sanguínea desciende.

Los pulmones y el sistema respiratorio también ganan en eficacia, aportando a las células más oxígeno con menos esfuerzo. Los músculos de todo el cuerpo aumentan de tamaño y consumen más energía. A su vez, la grasa acumulada se deshace y se metaboliza, con lo que se consigue bajar de peso. Estos beneficios ayudan a aumentar los niveles de energía y de resistencia. La densidad ósea también aumenta, reduciendo el riesgo de osteoporosis.

El ejercicio beneficia tanto la capacidad de concentración como la salud mental. Aumenta la atención, reduce el stress y la tensión y favorece la producción de elementos químicos en el cerebro (endorfinas), que contribuyen a crear una sensación de bienestar y placer.

Tipos de ejercicio

Existen diversas formas de actividad física. El objetivo primero debe ser incorporar a tu rutina algunos ejercicios aeróbicos, para tonificar tus músculos y para mejorar tu flexibilidad y tu salud general. La actividad aeróbica incrementa la eficacia de los pulmones y el corazón. Éste bombea sangre con menor esfuerzo y ayuda al cuerpo a utilizar el oxígeno con mayor eficacia. Actividades recomendadas son los paseos rápidos, footing, nadar, bailar y andar en bicicleta (o clases de cycling). Cualquier ejercicio que practiques durante al menos 15 minutos sin interrupción, y que te obligue a respirar con fuerza, resulta adecuado.

Mejorar el estado de tus músculos y huesos te ayudará a protegerlos de lesiones. Además, facilita las actividades cotidianas. Nadar, correr, practicar pesas son actividades adecuadas. Tareas domésticas como pasar la aspiradora, limpiar el coche o las ventanas o levantar pesos también dan resultado.

El ejercicio suave y regular incrementa el flujo sanguíneo y contribuye a mantener las articulaciones y los músculos en buen estado. Dado que la mayoría de las actividades incluyen estiramientos, siempre debes practicarlos suavemente para calentar los músculos antes de comenzar el entrenamiento. Así evitarás lesiones.

CuerpoyEstetica.com - Copyright ® 2014 - Todos los derechos reservados.