Ir a Página de Inicio

Entrenamiento para tonificar el cuerpo y combatir el estrés: Cardio vs. Fuerza

¿Qué tipo de actividad física conviene hacer para estar mejor física y mentalmente? Cuando se trata de ponerse en forma, surgen siempre las mismas dudas respecto a los ejercicios y al entrenamiento para vernos bien. Pero en la búsqueda de una silueta óptima, también nos preguntamos: ¿necesito un entrenamiento de fuerza o uno cardiovascular para estar mejor? A continuación te presentamos las ventajas de cada uno y te recomendamos una opción en cada caso.

¿Sueñas con tener un cuerpo hiper tonificado?
Cardio. Suele afirmarse que el trabajo cardiovascular es el mejor para bajar los kilos de más rápidamente. La rutina aeróbica permite gastar más energía por unidad de tiempo en comparación al entrenamiento con pesas, por su carácter continuo.

Fuerza. El entrenamiento con pesas admite que tus músculos sigan trabajando después de una hora de haber finalizado la rutina, porque tu cuerpo sigue esforzándose por ayudar a esos músculos a recuperarse. Esto significa que vas a quemar el 25% más de las calorías que eliminaste durante tu sesión de fuerza. Además, este tipo de entrenamiento permite inducir cambios en tu composición física, aumentando la masa libre de adiposidades previniendo la formación de celulitis y disminuyendo el porcentaje de peso graso. Hay más buenas noticias cuando se trata de eliminar las grasas molestas. Por cada 3 centímetros que ganas de músculo, eliminas un extra de 120 calorías al día, porque los músculos necesitan más energías para mantenerse en buen estado. En el transcurso de un año, eso se traduce en 2 kilos menos, sin siquiera cumplir una dieta estricta.

Ganador: Fuerza.

Si quieres combatir el estrés…
Cardio. Es ideal para despejar la mente. Practicar deportes como el tenis y la natación te ayuda sentirte mejor anímicamente, de manera inmediata. Las sesiones de aeróbicos reducen el estrés porque son recreativas, permiten elevar el humor positivo, favorecen la interacción con otras personas e inducen cambios fisiológicos en el cuerpo. Por eso, una persona más activa físicamente y que adopta comportamientos más saludables, experimenta un aumento del control sobre su propia vida.

Con sólo 15 minutos de actividad aeróbica, 2 o 3 veces a la semana, puedes reducir tu nivel de ansiedad significativamente. Y si entrenas 5 veces a la semana, aumentarás tu nivel de resistencia en un 50%. Como si fuera poco, el entrenamiento cardiovascular eleva los niveles de serotonina en el cerebro, un neurotransmisor clave para los estados de ánimo. Por eso esta disciplina es una herramienta esencial para mejorar tu calidad de vida y decirle adiós al estrés diario.

Fuerza. Los expertos sostienen que las rutinas de musculación podrían influir positivamente en el estado de ánimo. Pero todavía faltan resultados para corroborar esa versión.

Ganador: Cardio.

Lograr mayor confianza y seguridad
Cardio. Los psicólogos deportivos estudiaron durante años los efectos del ejercicio aeróbico sobre la autoconfianza de cada persona. Concluyeron que los atletas, los ciclistas, los nadadores y los deportistas en general, sólo aumentan su nivel de confianza cuando cumplen una meta, como alcanzar la línea de llegada, correr una hora, o practicar una clase de step sin morir en el intento.

Fuerza. ¿Piensas que te ves ultra tonificado después de hacer aparatos? No es tu imaginación. En esos momentos, la sangre llega a los músculos y los engrosa, haciéndolos parecer más tonificados. Eso permite que te sientas más confiado con sólo levantar un par de pesas.

En el año 2008, unos investigadores de McMaster hicieron una prueba de imagen con varios individuos, en la que testearon el nivel de aceptación de su imagen, de su apariencia, y cómo se veían en relación con otras personas, antes y después de 12 semanas de un entrenamiento de fuerza. La mayoría, sobre todo las mujeres, lograron mejoras significativas y se mostraban realmente motivadas por la nueva imagen que habían alcanzado.

Prueba lo siguiente: calcula cuántas series y repeticiones puedes completar en una rutina de fuerza y cuánto peso levantas. Después de 4 semanas, lee las anotaciones que hiciste en tu primera rutina. Verás que te vas a sentir super motivada/o al notar que incrementaste tu masa muscular y pudiste tonificar tu cuerpo en el transcurso de ese tiempo.

Ganador: Fuerza.

Para prevenir lesiones
Cardio. El movimiento de impacto que caracteriza a las rutinas cardiovasculares puede resentir tus ligamentos, tus tendones y tus cartílagos. Por eso, si tienes una lesión muscular, lo más probable es que sufras algún tipo de molestia después de entrenar. Para evitar dolores o forzar tus músculos, lo ideal es que si corres el lunes, el martes realices bicicleta, con el fin de que no sigas recargando tus articulaciones con ejercicios de impacto.

Fuerza. Una rutina de gimnasio que equilibre ejercicios de piernas, pantorrillas y glúteos reduce la posibilidad de formación de celulitis y, además, el riesgo de padecer esguinces y fisuras de tobillos durante el entrenamiento. Esto se debe a que el trabajo con máquinas generalmente va acompañado por profesores especializados que te guían durante la rutina. También al hecho de que es posible regular las cargas según el estado físico del individuo y, por último, porque inducen a realizar movimientos controlados. Por lo tanto, escoge aquellos ejercicios que no sólo mejoren tus músculos, sino el estado de tu corazón, tu coordinación, tu resistencia y tu capacidad de elongación, como las estocadas y las sentadillas.

Ganador: Fuerza.

CuerpoyEstetica.com - Copyright ® 2014 - Todos los derechos reservados.