Ir a Página de Inicio

Terapias con barros y piedras - Fangoterapia corporal

Barros y piedras
Son inertes en apariencia. En esencia, piedras que guardan en su interior un tesoro vibracional y mineral capaz de apaciguar el estrés, sintetizar colágeno o proteger la piel de los radicales libres. Un descubrimiento que antiguo, que hoy se ha convertido en el objetivo de las fórmulas de las cremas estéticas más sofisticadas y en herramientas de trabajo indispensables en las terapias de masajes holísticos. Del poderío del diamante a la humildad de la arcilla, cada gema, guijarro o grano minúsculo tiene su propia personalidad, una vibración que emitir y un don cosmético que otorga la piel, pero no todas lo hacen con la misma energía.

Gemas preciosas
Algunas gemas tienen una estructura cristalina peculiar que genera una emisión de energía. Esta emisión de energía conduce a una estimulación de la microcirculación cutánea, lo que supone un mejor intercambio celular y una mayor desintoxicación y nutrición de las células. Según un estudio llevado a cabo en la Universidad de Auvergne, entre todas las gemas existentes, las más valiosas para la piel son el zafiro, la malaquita, la turmalina y la citrina, formuladas en polvos micronizado o en una hidrosuspensión. La asociación de estas piedras preciosas y semipreciosas ha germinado en un complejo cosmético que reina en muchas de las cremas existentes en el mercado, que prometen una piel más luminosa, joven y radiante.

Lo cierto es que rostros famosos y anónimos han sucumbido al placer de los nuevos tratamientos mineralocosméticos y a sus resultados. Bajo esta misma filosofía, Gemology, una de las firmas inmersas en el mercado de la mineralocosmética, que utiliza más de 16 gemas distintas en sus productos. Propone un tratamiento integral rostro-cuerpo denominado Dailymotion, de más de cuatro horas de duración, que además de principios activos de lujo, emplea las piedras preciosas como herramienta para masajear cada músculo del cuerpo. Cuesta alrededor de 400 euros y se puede disfrutar en Paris.

También la firma Skeyndor ha apostado por esta nueva tendencia cosmética, creando los rituales gemotermales: anti-fatigue experience y sapphire experience. El primero con claras intenciones antienvejecimiento (antiage), tiene sus protagonistas en la hematita, cuyo rico contenido en hierro la hace prefecta en las curas post solares por su condición de cicatrizante y activadora de la microcirculación sanguínea. El segundo, ideado para vencer la fatiga y el estrés, obtiene su eficacia cosmética de las cualidades del zafiro, mineral que favorece la captación de luz y el aporte de vitaminas. Ambos comienzan con un placentero diluvio perfumado y finalizan con un masaje que combina la acción de las gemas semipreciosas con el poder de los aceites esenciales. La duración de la experiencia ronda los 60 minutos y cuesta y 90 euros.

En el estado indio de Rajastán, famoso por sus maharajás y su opulencia, los tratamientos faciales a base de polvos de gemas y piedras preciosas, con el zafiro como protagonista, se han convertido en los más solicitados por los hindúes. Su capital, Jaipur, está repleta de pequeños talleres de joyería que tras pulir y tallar las piedras, venden el polvo a los centros de belleza. Las técnicas de masaje ayurveda se unen a las cualidades cosméticas de las gemas por un precio que oscila entre los 6 y 30 euros, dependiendo del tratamiento y su acompañamiento.

Fangoterapia


Embadurnarse en el lodo de pies a cabeza no es tan sofisticado como masajear el rostro con polvo de diamante, pero sí es un método eficaz para combatir problemas como el acné, la celulitis, las contracturas musculares, la deshidratación o las varices, por citar algunos de los más comunes. Una práctica que el hombre imitó de los animales, que enfangan su cuerpo para desinfectarse, curar cicatrices o prevenir picaduras perniciosas.

Los lodos más famosos son sin dudas los del Mar Muerto, una curiosa formación geológica única en el mundo, cuyas aguas son imposibles para la vida pero los fangos y lodos que acumula en sus orillas y fondos, cuya composición con más de 16 minerales diferentes entre los que el magnesio es el rey, son un auténtico bálsamo de belleza y salud. Unidos a las sales y el calor, sus ventajas se multiplican por tres. Son muchos los centros y balnearios que los utilizan en sus tratamientos como técnica complementaria de otras o solitario. Las envolturas duran entre 15 y 25 minutos, según el caso. Además de un beneficio drenante y desintoxicante, la piel queda tersa y suave. Sin embargo, la fagoterapia es incompatible para personas con cardiopatías, hipotensas o con tendencia a la claustrofobia.

CuerpoyEstetica.com - Copyright ® 2014 - Todos los derechos reservados.