Ir a Página de Inicio

Terapias con agua y calor: Sauna, baño turco, caldarium, terma - Beneficios

El calor del agua en todas sus versiones

Piscinas de agua caliente para sumergirse o cabinas donde el agua baña tu piel en versión gaseosa, la combinación calor-humedad está de moda y, además, es terapéutica. ¿Se puede pedir más? Quizás sí. Es posible que venga bien un poco de claridad porque, aunque sabemos que términos como sauna, caldarium, hammam, baño turco, terma, tienen como denominador común el agua y el calor, a veces desconocemos las diferencias entre unos y otros, y no sabemos con qué carta (o con qué agua) quedarnos.

Podemos diferenciar primero entre piscinas y cabinas o espacios. Entre las primeras, las hay de hidroterapia que tienen el agua a unos 36° C y cuentan con chorros a presión y cuellos de cisne que dan masajes a diferentes grupos musculares. También están las llamadas piscinas de relajación (38° C) con corrientes de aire subterráneo que reactivan la circulación. El agua caliente desestresa, pero también baja la tensión por lo que no es recomendable bañarse durante más de 10 o 15 minutos.

Si nos olvidamos de sumergirnos, entramos en el mundo de las cabinas o espacios climatizados con diferentes combinaciones de temperatura y humedad relativa. En los extremos están la sauna y el baño de vapor. Entre las dos, se encuentra el caldarium.

Empecemos por lo más alto del termómetro: la sauna

Es un habitáculo hermético de madera cuya temperatura oscila entre los 80 y 100° C, y tiene una humedad relativa muy baja, que no llega al 15%, que provoca un calor seco. Dispones de unas gradas para sentarse o tumbarse (a mayor altura, más calor). La temperatura se obtiene al calentar con resistencias eléctricas unas piedras dentro de un recipiente.

¿Cuáles son los beneficios de la sauna?
La sauna purifica, ya que a través de la sudoración el organismo libera metales pesados, alcohol, nicotina, sodio. Despeja las vías respiratorias y vigoriza el corazón, gracias a que el calor dilata los vasos capilares e incrementa el ritmo cardíaco. También mejora las dolencias articulares y deja el cuerpo (piel y músculos) preparado para tratamientos terapéuticos o estéticos. Además, ayuda a recuperar los músculos después del ejercicio físico y reduce la celulitis y las adiposidades.

¿Cuáles son los beneficios del baño turco?
En otro extremo está el baño de vapor o hammam (baño en árabe) o baño turco, llamados así ya que unos y otros se asentaron en territorio romano y adquirieron la costumbre de los baños. Es una terapia de calor húmedo en una habitación en la que la temperatura no es uniforme; en el suelo hay 20-25°C, a metro y medio unos 40°C y otros 50°C a la altura de la cabeza. Además, tiene una humedad relativa del 99%, que genera esa niebla tan característica. Aquí el calor se produce mediante la circulación de agua caliente por cañerías y radiadores ubicados en las paredes. El baño truco se considera un tratamiento y se suele armonizar con mentol o eucalipto. Entre sus principales beneficios está acelerar la circulación sanguínea, estimular el sistema hormonal y aumentar la ventilación pulmonar generando un estado de bienestar. Además, oxigena y revitaliza los tejidos, dilata los poros y limpia la epidermis, con el beneficio añadido de mejorar el acné. Es relajante y menos estresante para el organismo que la sauna, a pesar del agotamiento psicológico que a algunos les pueda producir la niebla.

 
¿Y el caldarium o la terma romana?
Entre la sauna y el baño turco hay variantes como el caldarium (37°C/70° de humedad relativa) o la terma romana (50°C/70% h.r), pero antes de acceder a cualquiera de ellos conviene consultar con un médico porque estas salas calientes tiene sus contraindicaciones.

Deben abstenerse las personas con problemas cardíacos, infecciosos o inflamatorios. También los enfermos oncológicos y los que padecen tromboflebitis. Es desaconsejable en mujeres embarazadas.
Hay médicos incluso que advierten que su abuso puede disminuir la calidad del semen y, en el caso de las mujeres, interrumpir la ovulación. Si todavía te quedas con ganas de más, disfruta de cinco minutos de relajación en una de las tumbonas térmicas (38°C) que hay en los spa.

CuerpoyEstetica.com - Copyright ® 2014 - Todos los derechos reservados.