Ir a Página de Inicio

Oxigenoterapia - Terapias con oxígeno - Propiedades y beneficios

"La mancha de mora con una de verde se quita", reza la sabiduría popular. Un dicho que bien podría aplicarse a las fórmulas cosméticas que incluyen entre los ingredientes estrella de sus cócteles antioxidantes, moléculas de oxigeno activo. Una tendencia surgida hace un lustro y que a priori parece una contradicción.

Sucede que cuando el oxigeno se utiliza en cosmética de la forma correcta es capaz de normalizar las pieles grasas. Además puede potenciar el metabolismo de tus células, que logran entonces vivir, multiplicarse y producir sustancias como el colágeno, la elastina, la melanina, de una manera óptima y mejorando notablemente su longevidad.

Algunos expertos como Paul Herzog, médico que ha dedicado más de 30 años a la investigación en este campo y uno de los responsables directos de la creación del respirador artificial, afirma que el oxígeno es capaz de normalizar las funciones de la epidermis. Una vez conseguido este objetivo, simplemente es cuestión de dar a la piel las vitaminas y sustancias indispensables que precisa para mantenerla equilibrada. Otros dermatólogos alegan que científicamente no está claro el nivel de eficacia de los cosméticos con oxígeno, ni por qué mecanismo actúan. Una cosa es la acción de una sustancia o molécula sobre un cultivo celular y otra muy diferente su acción en seres vivos y su aplicación sobre la piel.

Más conciliadora se muestra la experta en medicina anti envejecimiento, Beatriz Beltrán, declarando que los tratamientos con oxígeno, tanto en haloterapia como en cosmética, son productos estabilizados que actúan como complejos antioxidantes.

Puede que tras muchas patentes, oxigenadas o no, existan más promesas de juventud que realidades: la cosmética no es una ciencia exacta, sino un compendio de sensaciones que se traducen sobre el bienestar de la piel de quién la usa. Si no existen patologías cutáneas severas que requieran atención médica específica, probar es sin duda el mejor camino para comprobar su eficacia.

Si hay algo en lo que todos los expertos coinciden es en que los factores ambientales y los inherentes al estilo de vida son una fuente inagotable generadora de radicales libres. Nos oxidan. Destruyen nuestras células. ¿Y el aire que respiramos en el lugar donde vivimos? ¿Envejece antes una piel que vive en una gran ciudad que la que habita en la montaña o junto al mar? ¿Cómo influye la cantidad de oxígeno que inspiramos en todo este proceso? El envejecimiento de la piel no está condicionado por la cantidad de oxígeno del ambiente, sino por factores genéticos y estilos de vida. El oxígeno que llega a la piel lo hace por vía sanguínea, no cutánea. Salvo en condiciones de altitud extremas, no influye al mismo nivel que los otros factores mencionados.

Además, el organismo, tras un tiempo de déficit desarrolla mecanismos adaptativos, como la producción de un mayor número de glóbulos rojos encargados de transportar el oxígeno a los tejidos, para compensar las carencias ambientales. Lo que sí está claro es que los choques térmicos continuos, propios del bienestar y las comodidades de la vida occidental, son más perniciosos de lo que aparentan. A mayor cantidad de cambios climáticos extremos, o condiciones que favorezcan la formación de radicales libres, mayor es el riesgo de envejecimiento prematuro.

Tratamientos estéticos con oxígeno

Las terapias estéticas con oxígeno puro en centros de belleza son recientes, pero sobradamente preparadas. Su efecto flash sobre la piel se nota desde la primera sesión. Luminosidad, tersura, frescura y lozanía son sus primeras cartas de presentación. Disminución de arrugas, minimización de poros y normalización cutánea, sus compañeros de viaje a largo plazo. Acompañando su eficacia se encuentran complejos cosméticos diversos, personalizados según cada tipo de piel y aparatos Crystal Clear Oxigen, Oxibar, Oxiderm.

El número de sesiones necesarias para apreciar resultados permanentes no baja de seis, pero combinado con aparatología de vanguardia son un recurso perfecto para adquirir este tratamiento por solo un par de sesiones. ¿Lo mejor? El ratito de inhalación de oxígeno mientras actúan sus poderes cosméticos sobre la piel.

El precio de los tratamientos varía según las circunstancias, pero oscila entre los 90 y los 120 euros.

CuerpoyEstetica.com - Copyright ® 2014 - Todos los derechos reservados.